21 enero 2018

DIA 2 - PATINETE ELECTRICO XIAOMI EUNI ES808

El viernes me levanté especialmente contento para ir a trabajar, además de ser viernes, iba a trabajar con el patinete nuevo!! (como os dije en el post anterior, dejé el coche en el trabajo para venirme en el patinete eléctrico a casa desde el trabajo).

Me hice el café con leche como cada mañana y empecé mi diario online sobre el patinete en mi blog personal.

A las 7:45 horas cogí el patinete en su posición de plegado, al peso, cogí el ascensor, abrí la puerta de la calle, desplegué el patinete, presioné el botón de encendido, y a volar!!! Así de fácil y rápido. Acostumbrado a hacer lo mismo con mi bicicleta, he de decir que con el patinete todo es más rápido y sencillo, más fácil de manejar todo.


En una primera parte del recorrido (por dentro del pueblo) fui por la carretera por donde suelo ir en bicicleta, y he de admitir que en los días fríos, con la bicicleta voy más rápido, no se si para entrar en calor, para llegar pronto o porque tengo toda la energía del inicio del día.
De todos modos, con el patinete a esas horas, entre dos luces, te da muy buenas sensaciones.
Como veis en la foto iba abrigado con una buena chaqueta, un gorro de lana ajustado, una braga, los guantes y una mochila donde llevo el desayuno, la comida, el ipad, la agenda, etc...,  solo se me veían los ojos, no he pasado nada de frío (el casco ahora que hace frío, lo utilizo a la vuelta a casa, que no hace tanto frío).

Como he dicho, fui por dentro del pueblo por donde suelo ir, aunque tengo 3 badenes de esos estrechos, en los que tuve que frenar mucho, porque son bultos muy acusados, pero no me bajé del patinete creo recordar, pero lo crucé super despacio, eso si, al arrancar me ayudé con una o dos buenas remadas para que el motor no sufriera y la batería aguantase lo máximo (gracias a un consejo de un usuario del grupo de Telegram). 

Salí del pueblo y fui por un camino rural, que tendrá 2 km, pero esta vez no se me hizo largo, por que desde la salida del pueblo vi a un ciclista que también iba por el mismo lugar que yo a trabajar, y poco a poco lo iba alcanzando.
El ciclista iba tapado con su chaqueta, braga y las manos en los bolsillos, pero a una velocidad que calculo sería 16km más o menos, poco a poco me  acerqué a él y como el camino es bastante estrecho, cuando estaba a su altura, lo saludé.
A los pocos metros venían dos badenes de estos estrechos que fastidian bastante, ahí con unas ruedas grandes de bicicleta no hace falta pararse demasiado, aunque me imagino sacó las manos de los bolsillos.
Se me escapó unos metros, pero al poco tiempo, ya lo había vuelto a adelantar (aunque he de admitir que no lo pasas como si fuera parado, más bien parece el adelantamiento de dos camiones, pero todo mucho más rápido).

Al final de esos 2km aproximados de camino rural, he dejado al ciclista bastante atrás, pero como es un trayecto corto, tampoco se gana o se pierde mucho tiempo.

He ido a tope todo el rato, pero esta vez me quedaban 3 rayas y si que notaba que ya no cogía los 20,2km/h, llegaba a los 18,5-19 y pico km/h a excepción de alguna bajada que cogía los 20km/h.
Las subidas las hacía a la perfección. Creo que aquí más que las 3 rayas de batería igual le estaba afectando el frío matutino aunque serían 7-8 grados, que tampoco es para tanto.

Luego he llegado al pueblo/ciudad donde trabajo, y me he librado de un atasco, un autobús y varios coches bloqueaban la carretera, así que he subido por la acera, donde no había gente ni casas donde pudiera salir gente, y he ido avanzando,  ahí te sientes el rey del mundo e incluso sin ir a tope (estas situaciones a veces me ocurren en la bicicleta, pero me resulta mucho más incómodo, quitarme de la calzada, subir el bordillo, arrancar a pedalear, etc... parece que el patinete es todavía más urbano y más ratonero).
Luego he bajado nuevamente por la calzada, y por último en las vías más transitadas y grandes, he ido por la acera con muy muy poca gente, donde podía ir a tope o casi.

He llegado, he plegado el patín, y a subir un primer piso con el patín al peso por la escalera (antes tenía que subir 5 o 6 escalones con la bicicleta de 16 kg a cuestas, bastante incómodo por ciento, hasta llegar al ascensor, donde subía al primer piso, ahora todo del tirón por la escalera).

Lo he dejado justo detrás de mi puesto de trabajo, aunque a mitad mañana lo he quitado porque un compañero que siempre va con prisas, lo ha tumbado... (no le ha pasado nada...) pero... lo he dejado en otra sección, y lo bloqueé con la App.



Con ese porcentaje de batería, si la agotara hasta el final, podría hacer 16 km aproximadamente, que para ser la primera carga que le hago completa, y sin haber tenido un cuidado especial, está genial, teniendo en cuenta que es invierno y aunque en Valencia no hace mucho frío, espero que cuando aumente la temperatura, mejore un poco más. 

Después de toda la mañana trabajando, a las 14:00 horas me iba a casa, cogí el patinete, bajé por la escalera al peso en la forma plegada, lo desplegué y aquí vino otra anécdota... no había forma de desbloquear el patinete. Lo intenté varias veces y nada... sonó la alarma, hasta que al final no se ni como, paró y pude ir hasta el coche. Esta vez fueron 200 metros nada más. Lo plegué, lo puse en el coche (me cabía justo en mi Citroën C4 Picasso debido a que llevo un carro plegado del propio coche, y un par de regalos). Fui en coche hasta casa y no tuve especial cuidado en aparcar cerca de casa, así que cogí el patinete del coche a casa, otros 500 metros aproximadamente.

Esta fue la autonomía que registré al final del día, 11.9 km y un 27 por ciento de batería restante. Sale una autonomía completa de la autonomía de 16,3 km, menos los 200 metros que tenía cuando me llegó, pues eso 16 km. No está nada mal.







No hay comentarios: